Cirugía Cardiaca Congénita Canarias

Fisiopatología Tetralogía de Fallot

La existencia de una comunicación interventricular amplia hace que la sangre de ambos ventrículos se mezcle de manera importante, y se igualen las presiones.

La obstrucción pulmonar evita que la presión se trasmita a los pulmones, pero en ocasiones hace que la sangre no oxigenada (más azulada) del ventrículo derecho pase hacia la aorta y al resto del cuerpo, apreciándose un color azulado del niño.

Esto es lo que se llama cianosis, y suele ser más evidente en los labios y en las uñas.

Este efecto puede ser a veces muy intenso, y ya que la obstrucción de la arteria pulmonar puede ser variable, pueden encontrarse casos extremos en el que va muy poca sangre a los pulmones y se fuerza hacia la aorta, con cianosis importantísima, incluso acompañándose de alteraciones de la consciencia.

Es lo que llamamos crisis de hipoxemia.

Textos de: Dr. Hipólito Falcón. Miembro del CHUIMI.
Fecha: Dom, 04/07/2010 - 10:32
Diseño Web Ateigh Design